El Valle de Liébana

Teleférico de Fuente de

El valle de Liébana está situado en Cantabria, delimitado por la Cordillera Cantábrica y los Picos de Europa, con parte de su territorio en la Reserva Nacional del Saja y en el Parque Nacional de los Picos de Europa. En la articulación de estos dos altísimos macizos se ubica el bello valle de Liébana, que en el fondo se mueve entre los 100 metros de altura sobre el nivel del mar de La Hermida y los 300 de Potes, su capital.

La salida natural del valle es el desfiladero de La Hermida, una impresionante garganta de 20 Kilómetros que ha ido excavando en las rocas calizas de los Picos de Europa el río Deva, que desemboca en el mar Cantábrico por la localidad de Unquera. Los otros accesos del Valle de Liébana son el Puerto de San Glorio, que une Cantabria y León y el Puerto de Piedras Luengas, que une Cantabria con Palencia. Por su situación, rodeada por altas montañas en todo su perímetro, la zona está favorecida por un microclima benévolo y un gran valor paisajístico.

Liébana es un lugar tradiconal para el turismo rural, siendo uno de sus atractivos importantes el carácter auténtico que han sabido consevar sus núcleos de población rural, en los que el estilo arquitectónico popular es muy definido, marcado por el importante papel estructural y ornamental de la madera de roble. Liébana está dividida en varios valles, concretamente los de Camaleño, Vega de Liébana, Pesaguero y Cillorigo. Queda otro municipio en Liébana, Treviso, situado fuera del valle, en plenos Picos de Europa y lugar donde se elabora el afamado queso de Tresviso.


GEOGRAFÍA Y NATURALEZA:

La comarca de Líebana, parte importante del Parque de los Picos de Europa, es un territorio perfetamente definido de montaña, (incluso de alta montaña en algunas zonas), que es atravesado por el río Deva y sus dos principales afluentes: el Quivesa y el Buyón. Es un territorio cerrado al que desde el norte sólo se puede acceder por el Desfiladero de La Hermida, carretera que discurre paralela al río Deva y entre escarpadas murallas de roca caliza, casi verticales, algunas con más de 600 metros de altura.
Liébana se caracteriza por tener una variedad climática sorprendente, donde se alterna un microclima propiamente mediterráneo con los rigores de la meteorología alpina en las zonas más elevadas. Es una reserva natural donde aún perviven especies arbóreas autóctonas: encinas, alcornoques, robles y hayas, en bellos bosques, y en el que sobreviven especies protegidas como el oso, el corzo o el urogallo.


HISTORIA DE LIÉBANA:

La tradición histórica de Liébana parte de la época del Neolítico. Rica en monumentos megalíticos, hay vestigios de su poblamiento desde la Edad de Bronce. Todo el valle cuenta con innumerables restos que dan fe de las distintas civilizaciones que la han habitado.
Así, se pueden encotrar huellas del paso de los romanos y los visigodos. Pero es durante la época de la invasión árabe a la Península Ibérica cuando el valle de Liébana conoce uno de los periplos de mayor expansión, ya que Liébana fue uno de los lugares desde donde se organizaban algunas de las campañas militares contra los árabes. Muchos cristianos se refugiaron en esta comarca, lo que supuso que surgieran muchos pueblos, casi todos han llegado a nuestros días. También en esa época se fundan muchos monasterios en tierras lebaniegas y alrededor de ellos se produce un rica vida cultural.
Desde entonces, Liébana ha ocupado un lugar importante en todos los acontecimientos históricos nacionales.

 

LUGARES DE INTERÉS:


FUENTE DÉ:Fuente De

El antiguo glaciar de Fuente Dé conforma una espectacular vista bajo el formidable macizo Central de los Picos de Europa. Situado entre hayedos, se encuentran la vega de Fuente Dé, el nacimiento del río Deva, la estación inferior del teleférico y el parador nacional que lleva el nombre del Lugar.
Tomando el teleférico se puede ascender, salvando un desnivel de 800 metros, hasta el llamado mirador del Cable, desde donde se contempla el mejor panorama de Fuente Dé, con las cumbres de los Picos y los puertos de Áliva.

 

 

MOGROVIEJO: Mogroviejo

El pueblo de Mogroviejo situado en el municipio de Camaleño, declarado Bien de Interés Cultural, es uno de los conjuntos rurales mejor conservados de Liébana, con interesantes edificaciones de diferentes momentos de la Edad Moderna.
Domina sobre todo el grupo la llamada Torre de Mogroviejo, cuya planta cuadrada tiene 21 metros de altura. Otras edificaciones de interés son la iglesia de los siglos XVI-XVIII, así como varias casonas blasonadas.

 

 

LEBEÑA: Lebeña

El pueblo de Lebeña se sitúa en el municipio de Cillorigo, a orillas del río Deva, al final del desfiladero de la Hermida.
En él se ubica uno de los edificios pre-románicos más bellos: la Iglesia de Santa María, datada a principios del siglo X y "escoltada" por un tejo y un olivo, ambos centenarios.

 

 

PIASCA:Piasca

En el hermoso valle de Valdeprado en el municipio de Cabezón de Liébana se haya la pequeña aldea de Piasca, donde se ubica la iglesia del antiguo monasterio de Santa María la Real, de los siglos IX al XII, que es el mejor ejemplo del arte románico de Liébana.
Datado en 941, el antiguo monasterio fue uno de los más poderosos de la región.

 

 

SANTO TORIBIO DE LIÉBANA: Santo Toribio  de Liébana

El Monasterio de Santo Toribio de Liébana está situado en las faldas del monte de la Viorna, en el centro geográfico del valle de Liébana. Es el más antiguo de España que ha mantenido su culto ininterrumpidamente, desde que fue fundado en el siglo VI por Toribio, el obispo de Palencia.
Durante siglos, Santo Toribio fue uno de los centros monacales más importantes de la región, así como refugio de los cristianos que huían de la ocupación musulmana. Entre las reliquias que llegaron a Santo Toribio durante la invasión musulmana está el Lignum Crucis, el trozo más grande que se conserva de la Cruz de Cristo.
En el siglo VIII y para ponerse a salvo, llegaron hasta el Monasterio las reliquias de otro Santo Toribio, obispo de Astorga y distintos del fundador, que en el siglo V había traído desde Tierra Santa el Lignum Crucis.

 

Centro de Interpretación de TamaCENTRO DE INTERPRETACIÓN DE TAMA:

Ubicado en la localidad de Tama, justo enfrente de nuestras instalaciones y nuestras viñas de Orujo de Liébana, S.A., el Centro de Interpretación del Parque Nacional de los Picos de Europa, un gran edificio diseñado por los arquitectos José María Vallejo y Conrado Capilla, trata de mostrar en más de 4.000 metros cuadrados toda la magnífica biodiversidad del Parque.
En él, además de poder recorrer distintas exposiciones, se pueden apreciar las sensaciones que cualquiera puede experimetnar en el propio Parque, como la altura, el sonido, etc.

 

REFUGIO DE ÁLIVA: Refugio de  Áliva

Este hotel refugio, está situado en las praderías de Áliva al abrigo de Peña Vieja, en pleno macizo oriental de los Picos de Europa y a más de 1.650 metros de altura. El hotel-refugio de Áliva permanece cerrado varios meses durante el invierno debido a la imposibilidad de acceder a él.
Existen dos maneras de llegar hasta Áliva, bien accediendo a los Picos por el Teleférico de Fuente Dé y después caminando alrededor de 3,5 kilómetros, o bien en vehículos todo-terreno desde Espinama.